Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 noviembre 2011

 

…hoy
pregunto
pregunto antes de dejar que la muerte selle los reencuentros
si no es este atrás otra dirección posible
y su huella un derrotero
una vigía…

La dirección de la infancia, Leonardo Torres Londoño

 

Como en otra madrugada ya lejana,

Suiko despertó con un nombre posado sobre los labios,

como una garza pequeña y desvelada.

 

Buenos días, Mitsuo.

Buenos días, Señorita Kuei

 

El sol brillaba muy alto cuando,

de pie bajo la cancela del jardín,

vio a la Señorita Kuei.

 

Tenía un ramo de peonías blancas en las manos… (más…)

Anuncios

Read Full Post »

 

…al explicar Don Quijote a Sancho

que los caballeros andantes

“no podían pasar sin comer y sin hacer los otros menesteres naturales”,

le reveló una verdad cimental

y es la de que los caballeros andantes

 “eran hombres como nosotros”…

(Vida de Don Quijote y Sancho, Miguel de Unamuno)

 

Con los días,

la memoria de lo ocurrido en la ermita de las perlas

trajo a Suiko una palabra que había tenido

en la punta de la lengua desde entonces:

 

Majestuosa…

“Quizás posada sobre el Sumida-gawa,

 majestuosa,

 como la Luna llena…”

 

Sí, la majestuosa luna posada sobre el río Sumida…

Eso es lo que quise decir, pensó.

 

Curioso,

 ella era una mujer solitaria,

que llevaba mucho tiempo escribiendo.

Pero, cuando el Señor Cascada de Hilos Blancos

hizo la pregunta por la verdad,

sintió un vivo impulso por responder.

 

También dudó,

era posible que su anfitrión no precisara una respuesta

o, peor aún, que esperara una respuesta inteligente.

 

El caso es que lo dijo, y no bajó la mirada.

su verdad sobre la verdad era wabi, modesta, diminuta.

Pero, suya. (más…)

Read Full Post »

 

 

La ermita se erguía al pie

de un arce centenario;

como era otoño,

las hojas de aquel hermoso árbol

cubrían el techo de paja

con techumbre de oro. 

(El último amor del príncipe Genjí

M. Yourcenar)

  

Lo sabemos bien,

 tanto su maestro, Tobi ishi,

como el Señor Arco del Mediodía

tenían propósitos para ella.

 

Unos mejores que otros…

 

Por lo pronto,

 Tobi ishi esperaba con paciencia que Suiko decidiera asistir

al Conversatorio de la ermita de las perlas.

 

En consecuencia, facilitó las cosas,

Y lo hizo todo sencillo,

como si él caminara con una lámpara encendida

delante del palanquín que la llevaba.

 

 Su maestro era como las piedras de un camino sinuoso…

 

Así las cosas,

Suiko no tuvo dificultad en encontrar

el misterioso interior del interior del jardín hacia la grulla que vuela.

Y una vez allí,

entre personas conocida y otras por conocer,

el Señor Cascada de Hilos Blancos

la recibió con cortesía,

Y dio la bienvenida a todos con un cuenco de té.

 

Shiraito –taki era un anfitrión amable y generoso… (más…)

Read Full Post »